Cómo explotar el Administrador de Tareas de Windows 8 al máximo

Cómo explotar el Administrador de Tareas de Windows 8 al máximo
0 Flares 0 Flares ×

El Administrador de Tareas de Windows tiene distintas funciones, todas muy útiles en diversas tareas. La mayoría de usuarios no saben hasta dónde pueden aprovechar esta herramienta, pues muchas personas únicamente utilizan el Administrador de tareas para cerrar aplicaciones forzosamente.  Es necesario que sepas que el administrador de Tareas de Windows sirve como gestor de procesos, servicios y aplicaciones, además de hacer la función de monitor del sistema.

Cuando sepas cómo explotar el Administrador de Tareas de Windows 8 al máximo, aprenderás a utilizar las funciones antes mencionadas, además de establecer prioridades, reiniciar o detener forzosamente algunos programas y controlar las aplicaciones que inician con Windows.  Esta herramienta está vigente desde la versión de Windows conocida como NT 4.0, fue tan exitosa que incluso hasta ahora aún se utiliza en Windows 8.

Existen mejoras en las características del Administrador de tareas de Windows 8 respecto a sus versiones anteriores.  Existen distintas formas en las que el Administrador de Tareas de Windows 8 puede ayudarte a optimizar el rendimiento de tu ordenador, detectando aplicaciones que consumen demasiados recursos, priorizando procesos, resolviendo problemas, entre otros.

Cómo iniciar el Administrador de Tareas

Hay dos formas de iniciar el Administrador de tareas de Windows 8.  Puedes iniciarlo presionando la siguiente combinación de teclas: Ctrl + Alt + Supr, luego selecciona la opción llamada Iniciar el Administrador de tareas del listado de opciones.  Si tienes tu sistema actualizado a Windows 8.1, basta con hacer clic derecho sobre el botón de inicio, luego elige Administrador de Tareas en el menú desplegable.

El administrador de tareas se inicia en modo reducido por defecto.  Aquí únicamente se pueden apreciar las aplicaciones activas, para eliminar el proceso basta con que selecciones la tarea no deseada y luego oprimas el botón de Finalizar Tarea.  Así se cierra forzosamente el programa que se ha estancado y está reduciendo el rendimiento de tu ordenador.

Cómo explotar el Administrador de Tareas de Windows 8 al máximo

Debido a que esta es la función más popular de esta herramienta, Windows ha reducido la visualización de la ventana principal para que luzca de esta forma, pero las otras opciones siguen estando vigentes.  Para poder ver esas opciones, debes presionar el botón llamado Mas detalles, de esta forma el Administrador de tareas mostrará todas sus opciones.

Cómo finalizar y priorizar procesos

Observa la primera pestaña llamada Procesos, aquí puedes visualizar las aplicaciones activas, el porcentaje que cada una de estas aplicaciones utiliza del CPU, del disco, la red y la memoria.  Para finalizar la tarea debes hacer clic sobre la tarea que desees y expandir los subproceso que se estén ejecutando.

Al hacer clic derecho sobre alguna de las tareas, se despliega un menú con distintas opciones.  Si eliges Ir a detalles, te llevará a la penúltima pestaña, en donde puedes ver el nombre del archivo .exe perteneciente a la aplicación, al hacer clic derecho sobre este podrás ver las opciones Establecer Prioridad  y Establecer afinidad.

Si eliges Establecer prioridad, podrás aumentar o disminuir la prioridad del proceso, realiza esta opción únicamente si en el monitor notas que este programa consume demasiados recursos, esto sucede cuando se está ejecutando en el fondo mientras no lo estás utilizando.  Al bajar la prioridad tu ordenador podría mejorar su funcionamiento. Así pues, en caso de que Windows no esté realizando bien este trabajo, te da la opción de que lo hagas manualmente.

Si eliges la opción Establecer afinidad, Windows te permite elegir los núcleos de tu procesador que deben ejecutar un proceso en específico.  Esta opción es de conocimiento muy poco común, debes utilizarla en aplicaciones que estén acaparando demasiados recursos del CPU.  Este ajuste funciona mientras esté abierta la aplicación, al cerrarla o reiniciar el ordenador, los valores vuelven a sus ajustes predeterminados.

Monitor del sistema

El administrador de tareas cuenta con un monitor  que puede serte útil en diversas ocasiones.  Por ejemplo si observas que el uso del CPU se mantiene en rojo, que la mayoría del tiempo está al 99%, debes aprovechar esta indicación para revisar las aplicaciones que están exigiéndole a tu ordenador tantos datos, detén estas aplicaciones y seguidamente cámbiate a una alternativa más apta.

También es muy útil para monitorear la memoria de tu sistema, pues esta herramienta te avisa cuándo es el momento de aumentar la memoria RAM.  Desde el rendimiento de administrador podrás ver distintas estadísticas de tu sistema.  Al oprimir sobre la opción de monitor de recursos, puedes visualizar detalladamente qué procesos y aplicaciones están utilizando tu CPU, red, memoria y disco.

Aplicaciones al inicio del sistema

Esta función fue añadida al Administrador de Tareas de Windows 8, te permite habilitar o deshabilitar las aplicaciones que se inicien con el sistema de Windows.  Aunque esta opción estaba disponible en versiones anteriores de Windows, para acceder a ella debías ejecutar el comando msconfig.  Ahora está incluida en una pestaña del administrador de tareas.