Cómo reparar una Micro SD

Cómo reparar una Micro SD
0 Flares 0 Flares ×

Las tarjetas MicroSd son memorias muy pequeñas, miden 15 milímetros de largo, once de ancho y un milímetro de grosor, actualmente pueden albergar una gran capacidad de almacenamiento, a una velocidad considerablemente buena.  Sin embargo, como cualquier tipo de Hardware a veces puede tener problemas, y en ocasiones pueden ser reparadas o al menos recuperar la información contenida en la memoria.

Debes saber que existen programas con los que puedes recuperar algunos o todos tus archivos, sin embargo si lo que deseas es recuperar la memoria y no tus archivos, lo mejor es que primero lo intentes con un proceso distinto.  Si tu memoria deja de funcionar porque no es posible formatearla, o Windows no la reconoce o si tienes algún problema parecido, intenta realizar lo que se te recomienda en las siguientes secciones.

Antes de empezar a reparar tu memoria micro SD debes saber que son necesarias únicamente cuatro cosas: un ordenador con Windows, un dispositivo móvil donde puedas insertar la tarjeta de memoria, una conexión a internet y tu tarjeta de memoria.  Este procedimiento funciona con los formatos de tarjeta de memoria siguientes: SD, SD, Mini SD, SDHC o SDXC.  A continuación te presentamos algunos procedimientos que pueden ayudarte.

  • Si lo que deseas es reparar la memoria sin importar los datos que en ella se contengan, haz lo siguiente: inserta la tarjeta en un dispositivo móvil (celular, cámara digital, entre otros), conecta el dispositivo móvil en forma de almacenamiento masivo a tu ordenador.  Una vez allí elije formatear la memoria, recuerda que debes formatearla como FAT, no como FAT32.  Si no funciona, continúa leyendo.
  • También puedes intentar dar formato desde tu dispositivo móvil, sin ayuda del ordenador.
  • Si tu ordenador tiene ranura para este tipo de tarjetas, insértala e intenta formatearla desde allí, si la memoria sigue sin funcionar, y no es posible darle formato, dirígete al siguiente paso.
  • Descarga un programa específico para este procedimiento.  Te recomendamos SD Formatter.  Cuando ya lo hayas descargado e instalado, formatea la memoria con ayuda de este software.
  • Si los archivos que la memoria contiene son importantes, puedes utilizar otro software que sirve para recuperar estos archivos.   PhotoRec es uno de los más utilizados.

Resolviendo casos específicos de fallos en la Micro SD

Cómo reparar una Micro SD

Es posible que hayas tenido la mala suerte de que tu memoria falle en el peor momento posible.  Las fallas más comunes son: que el dispositivo de memoria no aparezca en el lugar de las memorias; que te aparezca el mensaje: “La memoria no tiene formato”; o puede ser que la memoria simplemente no te deje visualizar los archivos.  Si es así, tienes una gran chance de recuperar tu memoria.

  • Primer Caso: aparece un mensaje que dice “La memoria no tiene formato”.  Para este tipo de problemas existen diversos programas con los que puedes recuperar la memoria.  HP USB Disk Stogare Format Tool puede serte muy eficaz para esto.  Toma en cuenta que este programa le da formato a tu memoria, por tanto los archivos se pierden.
  • Segundo Caso: si al insertar tu memoria Micro SD en un adaptador para poder abrirla directamente desde tu ordenador, funciona únicamente al ladearla, presionándola hacia adentro o sosteniéndola en cierta posición, lo más probable es que sea el adaptador el que ya no funciona, te recomendamos que busques un nuevo adaptador de memoria Micro SD y vuelvas a intentar.
  • Tercer Caso: la memoria se ha mojado con agua de mar.  Este tipo de accidentes suelen suceder al intentar tomar fotografías en la playa.  Para solucionar este tipo de problemas en memorias SD, Micro SD, MMC, Memory Stick y Compac Flash, lleva a cabo el procedimiento siguiente.

o   Déjala secar.

o   Diluye las sales, para esto debes sumergir la memoria en agua dulce durante dos horas aproximadamente.

o   Remueve con cuidado la carcasa exterior, y vuelve a remojar el circuito con todo y chips.

o   Deja la memoria sobre papel absorbente para que la humedad desaparezca totalmente.  Es importante que la memoria esté totalmente seca antes de conectarla, así se evitan cortos circuitos.  Este procedimiento podría durar varias horas.

o   Cuando haya secado totalmente, vuelve a conectar la memoria al lector adecuado, es muy probable que funcione.

  • Cuarto Caso: cuando el controlador hace falta. Si esto sucede, basta con buscar el controlador o driver adecuado al modelo y marca de la memoria.  Estas búsquedas puedes realizarlas desde Google.
  • Quinto Caso: la memoria  no se reconoce en Windows XP o posterior.  Es posible que algunas versiones de Windows no reconozcan tu memoria, pero puedes intentar abrirla desde Windows 98, para esto debes instalar el driver adecuado. Si el ordenador que tiene Windows 98 no tiene la ranura correspondiente, puedes buscar un adaptador con el que puedas conectarla.

Una vez que Windows 98 la reconozca, realiza un formato tipo FAT32 en tu memoria.  Una vez hecho esto, la memoria debe poder ser reconocida en cualquier versión de Windows o cualquier otro sistema operativo.

Utiliza Linux

Si no ha funcionado ningún procedimiento antes descrito, puedes utilizar Linux para recuperar tu memoria, sin embargo este proceso es únicamente para usuarios con conocimientos avanzados en el tema.  Y aun así es probable que no logres recuperar tu memoria.  Si este es el caso, y no tienes los conocimientos para llevar a cabo tal proceso, lo más recomendable es que lleves tu memoria con un profesional.

Uno de los procedimientos con Linux es el siguiente: primero necesitas un Live cd de Ubuntu, un ordenador con lector de tarjetas SD (Micro SD con adaptador).  Ahora debes iniciar el ordenador con el Live cd de Ubuntu. Luego instala la aplicación Gnome Format.  Formatea la memoria con este programa, si no funciona, ingresa a Advance y crea una tabla de particiones, una vez hecho esto, formatea la memoria y listo.  Ahora ya debe funcionar normalmente.

Consideración importante

  • Antes de formatear tu memoria debes considerar que todos los archivos en ella se perderán.  Si estás inseguro en cuanto a cualquier procedimiento y deseas mantener tus archivos intactos, lo mejor es que contrates los servicios de un profesional.