Cómo instalar SteamOS Beta fácilmente

Cómo instalar SteamOS Beta fácilmente
0 Flares 0 Flares ×

Hace poco se dio a conocer la noticia que de Valve ha lanzado una versión Beta de SteamOS, un producto que puede llegar animar a la mayoría de usuarios a sumergirse en el mundo GNU/Linux. Según la compañía añadió que, esta instalación se encuentra destinada a hackers intrépido de Linux, por ello te decimos cómo instar SteamOS beta fácilmente.

Algo que requiere SteamOS Beta para funcionar es un hardware potente y que sea moderno.  En cuento a la placa base, debe soportar UEFI, también es necesario 4GB de RAM y una controladora gráfica Nvidia, debido a que las fabricadas por Intel y AMD cuentan con soporte en este momento. Además, SteamOS está basado en Debian 7.1 y no en Ubuntu como mucho los esperaban.

Pasos para la instalación SteamOS

Vale la pena mencionar que existen dos técnicas de instalación oficiales de SteamOS: por medio de una imagen del sistema creada con cloneZilla, que requiere un diseco con un tamaño mínimo de 1 TB, y otra basada en el instalador de Debian 7. Para la mayoría de usuarios el primero resulta ser el más sencillo en teoría, mientras que el segundo es más laborioso, aunque hasta ahora no ha dado problemas de importancia en los entornos donde se ha probado, incluida una máquina virtual.

Antes de iniciar con la instalación, debes tener presente que sea cual sea la estrategia que utilices, la instalación se lleva por delante y cualquier cosa que tengas en el disco duro, por lo que es recomendable desconectar cualquier disco que no se encuentre involucrado en la instalación. Esto es más que suficiente para tener un escenario dedicado a SteamOS y otra en el sistema operativo de trabajo. Una vez finalizada la instalación, puedes conectar otras unidades y seleccionar el arranque desde el menú que proporcionan las BIOS.

Para cualquiera de las estrategias oficiales, es necesario que cuentes con una memoria USB en blanco. Lo de “en blanco” es literal, sobre todo si has tenido datos y si has utilizado una memoria USB para instalar otros sistemas, también debes borrar completamente el dispositivo escribiendo toda la unidad con ceros. Por esta y otras razones es necesario emplear una memoria USB de 4GB y no mayor ya que requieren más tiempo para eliminar en función de su tamaño.

Cómo instalar SteamOS Beta fácilmente

De hecho, en Windows existen programas gratuitos para ese propósito como Disk Wipe. En la prueba hay personas que han utilizado Linux como sistema de apoyo y han borrado las memorias USB en el comando dd. dd if=/dev/zero of=/dev/unidadUSB(algo-como_sdx) bs=512 count=1. Ten cuidado con esta operación, pues si te equivocas al introducir sdx, la unidad que hayas consignado se borrará sin remisión alguna. No obstante, a la unidad borrada hay que darle formato con el sistema de archivos FAT32.

Cuando hayas completado este paso, es hora de descomprimir los archivos .ZIP suministrados con las imágenes de SteamOS, dependiendo de cuál te animes a instalar. En el primer método se conoce como: SYSRESTORE.zip (2,4 GB) y en el segundo, el instalador de Debian, SteamOSinstaller.zip (960 MB). En esta prueba se ha utilizado Archive Manager de GNOME para extraer directamente a la memoria USB ya lista.

Cuando tengas la memoria USB cargada, es momento de iniciar con el arranque en la máquina destino. En este paso debes seleccionar con ese menú de arranque que generalmente aparece después de pulsar alguna tecla de función. En este caso lo normal es observar en ese menú la memoria USB por duplicado, teniendo una de las entradas la palabra UEFI adjunta, esa es la entrada que debes seleccionar.

Cómo utilizar el instalador de Debian

Si los pasos se han realizado correctamente y el sistema arranca desde la memoria USB, seguramente te encontraras con una pantalla presidida por el logotipo de Steam y un menú con tres opciones: Automated install (con el aviso de que se borrará todo el disco), Espert install y Rescue mode. En teoría, la opción experta debería permitir una instalación a medida y que no borre el disco, seleccionado cuál deseas instalar, pero si la técnica automática es laborioso, el otro es eterno y no está muy implementado por el momento.

En este caso debes recordar que no es una versión beta para pruebas, cuantas menos complicaciones mejor, así que te aconsejamos seleccionar la primera opción: Automated install. De hecho, este proceso lanza una instalación desatendida que, dependiendo del equipo puede tardar entre 18 y 25 minutos. Cunado esta primera parte de la instalación haya culminado, debes aterrizar en una pantalla de login, una vez dentro debes seleccionar en el desplegable, iniciar la sesión con GNOME, mientras que la otra por defecto no funciona como se desea.

Ahora debes introducir el usuario ya configurado de serie con nombre de usuario steam y contraseña steam. Este será un buen momento ver si tu controladora gráfica es la correcta, en caso de que salte al modo fallback de GNOME es que no sirve y no vale la pena continuar.

En caso de que no ocurriera y la controladora haya sido reconocida por el sistema, debes de abrir la consola. Dentro de la consola, escribe la palabra steam y pulsa la tecla Enter, ahí aparece el acuerdo de licencia que quieres aceptar. Después de ello instala Steam tras descargar unos 277 MB.

Verás que con este procedimiento la consola se irá llenando de líneas y en una ventana emergente puedes continuar el progreso dela descarga. Al finalizar incluso puede registrar una cuenta nueva en Steam o acceder con una existente, aunque también se puede omitir el proceso y hacerlo con posterioridad cuanto arranque el entorno Steam.

Cuando haya finalizado la instalación, debes cerrar la sesión del usuario steam e iniciar sesión, también en GNOME, con el usuario desktop cuya contraseña es desktop. Si ya estas dentro de la sesión, necesitarás otra vez de la consola, pero esta vez debes escribir: sudo sh ~/post_logon.sh. Esta acción requiere añadir la contraseña desktop, donde se lanzará otro proceso desatendido que se encarta de esta parte de la instalación, así que borra el script lanzado e inicia la secuencia de reinicio.

A continuación, en el siguiente arranque se dispara un procedimiento automático para que puedas crear la partición de recuperación. En este caso tu único trabajo es responder y, y si  hasta el momento todo va bien, en el siguiente arranque accederás directamente a la pantalla Steam, en donde debes realizar algunos ajustes como: seleccionar el idioma, región, entre otros, y crear o acceder a una cuenta ya creada en el servidor de Valve. ¡Ya tienes SteamOS funcionando!

Ahora bien, para acceder al entorno de escritorio Linux de toda la vida, hay una opción en la configuración de Steam. Así que desde el escritorio puedes regresar a Steam con el icono localizado en el escritorio de GNOME, esta suele ser la parte más interesante de la instalación ya que existen varias cosas que pueden salir mal, es decir, la mala creación de la memoria USB. Lo siguiente es cualquier cosa relacionada con el reconocimiento del hardware, iniciando por la controladora gráfica, continuando con la tarjeta de red y terminado con el sonido.

Cómo realizar la instalación automáticamente

El método de instalación automático requiere un disco de 1 TB como mínimo. Con la memoria USB adecuada y disparando a mano el menú de arranque, debes seleccionar como en el primero caso, la opción USB con el añadido UEFI. Cuando te aparezca el menú de opciones, si arranca, es necesario seleccionar la opción Restore Entire Disk del menú que brinda GRUB.

Por lo demás ni te preocupes, pues tiene en común la parte de creación de la partición de recuperación, aunque el usuario no interviene para nada en este caso. Cuando haya finalizado la instalación automática, teóricamente tendrás SteamOS funcionado, debiendo realizar el alta o login en los servidores de Valve.

Cómo instalar SteamOS en una máquina virtual

Es método hasta el momento no es oficial, además de no utilizarse para jugar. Este se ha empleado para realizar capturas de pantallas limpias, pero cuando ha de arrancar SteamOS en modo jugón, menos funciona. Los controladores de VirtualBox no están soportados, por lo que en este caso resulta útil hacer funcionar la parte escritorio-Debiam-GNIME, el cual sirve de ensayo para una instalación real y permite satisfacer la curiosidad.

Ahora si lo que deseas es lanzar SteamOS en una máquina virtual, lo único que necesitas es un par de trucos. Lo primero en este caso es crear una imagen ISO en un directorio limpio, en donde hayas descomprimido la imagen SteamOSInstaller.zip. Para crear la imagen ISO existen herramientas gratuitas para Windows como IsoCreator, pero para Linux, por línea de comandos terminas antes: mkisofs -r -o /SteamOS.iso /dirConSteamOSInstaller-zip-descomprimido.

Esa es la imagen que emplearas para hacer funcionar el sistema, debes saber que tu equipo debe ser capaz de virtualizar sistemas de 64 bits. Mientras que en la máquina virtual hay que consignar los parámetros típicos de una instalación Debian de 64 bits, teniendo en cuenta los requisitos mínimos de SteamOS: 4 GB de RAM, unos 20 GB de disco duro para no quedarse cortos, asignar dos núcleos del procesador si deseas rizar el rizo, habilitar VT-x/AMD-V y paginación anidada, subir al máximo la memoria de vídeo y lo más importante, activar en placa base “habilitar EFI”.

De esta forma puedes lanzar el sistema y aterrizar en una pantalla que hace una cuenta regresiva de 5 segundos y muestra un prompt: Shell>, ahí debes escribir FS0:\EFI\BOOT\BOOTX60 y pulsar [ENTER]. A continuación, dará un mensaje de error que no debe preocuparte, y tras él aparecerá la pantalla con las opciones del primer método donde debes seleccionar Automated install.

Cómo instalar SteamOS Beta fácilmente

Transcurrido unos minutos, se inicia el proceso desatendido del instalador de Debian. En este caso te recomendamos que cuando finalice, y justo antes de reiniciar, tomes una instantánea del sistema por si te equivocas en lo siguiente. Cuando tengas completada la primera parte, en el siguiente inicio de la máquina debes seleccionar la segunda opción del menú de GRUB, el modo de recuperación ya que tienes que instalar a mano los controladores de VirtualBox.

Cuando arranque en el Shell negro como la noche, en el menú de la interfaz principal de VirtualBox debes seleccionar Dispositivos > Instalar Guest Additions, luego ya solo es cosa de comandos en la interfaz. A continuación, crea un directorio donde montarás la imagen ISO de los Guest Additions: mkdir ~/vboxadds/. Después monta la imagen ISO por el id, para ello tienes que escribir lo que sigue y pulsa la tecla TAB dos veces seguidas: mount /dev/disk/by-id/ [TAB] [TAB].

En este caso debes fijarte bien en la entrada que consta más o menos así: ata-VBOX_CD-ROM_VB2-(y caracteres alfanuméricos), luego completa la orden para montar: mount /dev/disk/by-id/ata-VBOX_CD-ROM_VB2-12345678 ~/vboxadds/. Si aún no has fundido con guiones medios, bajos, mayúsculas y minúsculas, tendrás la unidad montada en modo de sólo lectura. Ahora lanza el comando dir para saber el nombre que le ha puesto Oracle a su imagen ISO, luego lanza el ejecutable por su nombre: ./VboxLinuxAdditions.run.

Ahora debes esperar unos minutos mientras se instala, dando tiempo a que aparezca la palabra done. Cuando aparezca reinicia con reboot, mientras que en el siguiente arranque selecciona la primera opción del menú y aterriza en la pantalla de login que ha de utilizar el usuario/contraseña steam. El resto es igual que el método manual.  Con todo esto seguramente has podido comprobar que no se trata de ser hackers intrépidos de Linux, solo basta con la paciencia y la suerte de que el hardware sea compatible.